domingo, 20 de marzo de 2011

Técnicas de Análisis de los Estados Financieros.


Las técnicas mas utilizadas en el análisis de los estados financieros son las siguientes:

a)  Comparación: Consiste en determinar las analogías y diferencias existentes entre las distintas magnitudes que contiene un balance y demás estados contables, con el objeto de ponderar su cuantía en función de valores absolutos y relativos para diagnosticar las mutaciones y variaciones habidas.


La comparación de partidas entre diferentes balances transforma en dinámicos los elementos estáticos contenidos en ellos, los cuales expresan únicamente la situación en un momento dado.
Una cuenta cualquiera puede medirse comparándola:

-  Con el importe total del Activo, del Pasivo o de los Resultados
-  Con el total del grupo o masa patrimonial a que corresponda
-  Con la misma cuenta de un balance anterior o posterior
-  Con otros epígrafes con los que tenga cierta relación y que convenga analizar
-  Con otras empresas o estándares de referencia.

b)  Porcentajes  (análisis estructural): Disponiéndoles verticalmente se puede apreciar con facilidad la composición relativa de activo, pasivo y resultados. Tiene una significación extraordinaria en el análisis de balances, pero con todo ello, no debemos prescindir de los valores absolutos, cuyo estudio es necesario para ponderar mejor las oscilaciones de los porcentajes; éstos pueden variar en un sentido y los totales en otro.

La importancia de los porcentajes aumenta cuando se dispone de tantos por ciento tipo para cada actividad, con los cuales se puede comparar los datos de la empresa en cuestión, estudiando la estructura de su  patrimonio y resultados. Así se descubren fácilmente los puntos adversos causantes de resultados desfavorables.

c)  Números índices: Consiste en estudiar la tendencia de cada grupo de cuentas o de   éstas entre sí, tomando como base un ejercicio normal, o sea, que no presente grades variaciones, y, si ello no es posible, se elige como número base inicial de comparación el promedio ponderado de una serie de años. La cifra base inicial de comparación se hace, por lo general, igual a 100 y, el resto de los números, en tantos por ciento del primero, con lo que se facilita una rápida visión de  conjunto de los aumentos y disminuciones correspondientes. Tiene especial aplicación para dar a conocer las tendencias.

d)  Representación gráfica:  Consiste  en  mostrar  los  datos  contables mediante superficies u otras dimensiones conforme  a ciertas normas diagrámicas y según se  refiera  al  análisis  estructural  o  dimensional de la empresa. Se utiliza para hacer resaltar determinadas relaciones o interpretaciones.

e)  Ratios: Consiste en relacionar diferentes elementos o magnitudes que puedan tener una especial significación. 

El ratio es una relación significativa del valor de dos elementos característicos de la gestión o de la explotación de la empresa. Los ratios son, en muchos casos, números relevantes, proporcionales, que informan sobre la economía y marcha de la empresa.

Lo que en definitiva se busca mediante el cálculo de ratios financieros, según Dalsace;“es conocer de forma sencilla, a partir del  balance, el comportamiento futuro de la empresa, cuyo comportamiento se escalona en el tiempo, de ahí su carácter fundamentalmente cinético, siendo pues, necesario hacer intervenir factores cinéticos, o sea, ajenos al balance, y, sobre todo, de las cuentas de resultados”.

Los ratios deben utilizarse con prudencia y ordenadamente como una primera aproximación del análisis. Han de ser sustanciales y significativos. A tal efecto, G. Angenieux dice que deben ser:

-  Sencillos, ya que si no, son dificilmente utilizables
-  Racionales. Debe haber una relación de causa efecto entre los dos términos de la relación, ya que evidentemente sería posible  establecer infinidad  de ratios gracias a múltiples combinaciones de las partidas del balance, de los documentos anejos o de las estadísticas de la empresa.
-  Poco numerosos; sobre todo si están destinados a la dirección de la empresa.

Los ratios se pueden clasificar:

  Por su origen: Internos y externos
  Por la unidad de medida: De valor y de cantidad
  Por su relación: Estáticos, dinámicos y mixtos
  Por su objeto: De estructura financiera, de estructura de capital; de liquidez y solvencia, de actividad comercial y de rendimiento económico.

Los ratios internos, también denominados de intraempresa, son los que se refieren a la propia empresa, pero calculados con relación a períodos distintos. Los externos o de  interempresa son los que pertenecen a empresas del mismo sector económico.

La interpretación de los ratios no se puede hacer de forma mecánica. Un ratio por    solo  carece  de  significado,  adquiere  su  máxima  validez  cuando se le compara con un estándar interno o externo. Los primeros se obtienen de los datos reales convenientemente  corregidos  y  ajustados.  Los  externos  son los que corresponden  otras organizaciones análogas y con situación  parecida. Ante la dificultad de hallar varias empresas que puedan compararse en el plano técnico-comercial, se impone elaborar patrones o muestras por cada grupo de ratios que posibiliten caracterizar las diferencias de organización y gestión.

La comparación interempresa deberá hacerse con el mayor número posible de empresas, aunque con las lógicas reservas, dado que pueden existir diferencias en las técnicas contables aplicadas. En todo caso, procede emplear ratios-tipo que son los correspondientes a las empresas que presentan situaciones determinadas y consideradas como mejor dirigidas. Los ratios piloto pueden ser sustituidos por un ratio-medio que exprese la situación de aquellas empresas que presentan situaciones semejantes. Para su determinación puede utilizarse la media aritmética o mejor la mediana, para evitar una nivelación arbitraria.

Se denominan ratios de valor o de cantidad, según se refieran a unidades económicas (monetarias) o a unidades técnicas (físicas). A ser posible es preferible utilizar ratios de cantidad ya que los datos que se obtengan serán mas reales.

Atendiendo a las relaciones de elementos  o magnitudes que pueden establecerse, se llaman rátios estáticos cuando se derivan del análisis del balance y son dinámicos los que se derivan del análisis de las cuentas de resultados. Son mixtos cuando se comparan datos tomados del balance y de la cuenta de resultados.

En cuanto su objeto, se deben emplear los ratios necesarios para analizar la gestión comercial, financiera, de inversión y  rentabilidad, seleccionando los que tienen influencia decisiva en el control de gestión y de forma que no estén influenciados por fluctuaciones monetarias o por cualquier  otra variación que pueda desvirtuar su realidad, precisando, en su caso, los factores que han podido influir y en qué medida afecta esta influencia, ya que la validez de un enunciado de ratios depende, sobre todo, de que tanto la base cuantitativa como el intervalo de tiempo elegido sean reales.

La información así obtenida forma parte del “tableau de bord” o cuadro de mando de la empresa y permite apreciar:

  La política seguida
  Las previsiones a efectuar
  La toma de decisiones 

Las cinco técnicas de análisis indicadas, lejos de excluirse entre sí, se complementan.

De ahí que su uso, convenientemente correlacionado, puede ser de la mayor importancia en la práctica del análisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada